logo-revista-enfoque-de-michoacan


Lunes, 12 Noviembre 2018 04:20

Michelle Obama: "Nunca perdonaré a Donald Trump"

Sólo una vez. Michelle Obama sostiene que el cortafuegos entre el ala oeste de la Casa Blanca, donde se concentra el poder, y el ala este, el dominio de la primera dama, es una barrera sólida. Su marido, Barack, sólo la llamó una vez en ocho años para que acudiera al despacho oval. Fue el día de la trágica masacre de niños en la escuela de primaria Sandy Hook, en Newtown (Connecticut). Aquel 14 de diciembre del 2012, los dos lloraron.

Esta es una de las revelaciones que la anterior primera dama incluye en su libro de memorias. Becoming, que sale a la venta este martes. El lanzamiento, que se prevé como una de los superventas del año, con una edición inicial de tres millones de ejemplares y una presencia mundial en 31 idiomas, llega justo una semana después de las elecciones de medio mandato. Esta coincidencia, o no, encenderá de nuevo la discusión entre los progresistas para que ella lidere a los demócratas.

Sin embargo, y siempre a partir del avance del The Washington Post, Obama insiste en quedarse fuera de esa pugna. “Nunca he sido una fan de la política, y mi experiencia a lo largo de estos últimos diez años me ha dado pocas razones para cambiar de opinión. Sigo desanimada por la maldad”, escribe.

Si hay un nombre que escenifica esa imagen del mal, ese no es otro que el del actual presidente. Tiene sus motivos para el desprecio, porque considera que Trump puso en riesgo la seguridad de su familia con la falsa teoría de la conspiración, denominada bither, de que su marido no había nacido en Estados Unidos.

“Todo ese asunto fue una locura y una mezquindad, desde luego, su intolerancia y su xenofobia apenas se ocultan. Pero también es peligroso, deliberadamente destinado a agitar a los psicópatas”, sostiene.

GOBIERNO DEL ESTADO